Durante el mes de junio ha visto la luz el nuevo libro del periodista Manuel DobañoK-11 Estación clandestina: crónica de un periodista de a pie.  En las páginas del libro, el veterano corresponsal hace un repaso a su trayectoria profesional, desde sus inicios hasta su jubilación. Un camino que ha tenido el periodismo local i de proximidad como referencia porque, como dice Rosa Maria Calaf en el prólogo, este periodismo “refleja el vivir cada día de las gentes y es el primer intermediario que sirve al ciudadano aquello que tiene que saber”.

La gasolinera que regentaba su familia, la K-11 Dobaño, fue un estratégico punto de observación desde el cual diariamente conseguía cazar al vuelo un montón de historias, que después tenía la imperiosa necesidad de explicar a alguien y que lo convirtieron en un verdadero “enfermo de la noticia”. En las páginas del libro se rescata una selección de noticias de sus comienzos periodísticos, en la Hoja del Lunes i en la Agencia Efe, medio en el que ejerció durante 33 años como corresponsal en la comarca del Baix Llobregat.

Homenatge que em van oferir els amics amb motiu del premi nacional que em va concedir l'Agència Efe en 1978.

Homenaje que le ofrecieron los amigos con motivo del premio nacional que le concedió la Agencia Efe en 1978.

El Aeropuerto de Barcelona-El Prat es otro de los protagonistas del libro, otra inacabable fuente de información en la que confluyen todo un conjunto de personajes y situaciones que lo convierten en un hormiguero de noticias. Y finalmente los rostros humanos de muchos personajes importantes también han pasado por la mirada periodística de Manuel Dobaño. Personalidades de diferente categoría, tales como José Saramago, Camilo José Cela, Mario Vargas Llosa, Francisco González Ledesma, Suso de Toro, Samuel Ruiz (Obispo de Chiapas), Aleida Guevara (hija del Che), José Carreras, Hebe de Bonafini (presidenta de las Madres de la Plaza de Mayo), o Pedro Duque y John Glenn (viajeros del espacio), que consiguieron emocionar al periodista.

Seguint la notícia amb bicicleta.

Siguiendo la noticia en bicicleta.